mujer durmiendo tapada con manta
Salud y recomendaciones

Cómo mejorar la calidad del sueño

En la era actual, donde las demandas diarias y la tecnología han invadido nuestro tiempo personal, hasta el punto en el que la pantalla de nuestro móvil es lo último que veos antes de dormir, la calidad del sueño se ha convertido en un bien preciado que a menudo se ve amenazado. Sin embargo, tener un sueño reparador es esencial para nuestro bienestar tanto físico como mental. Por eso, aquí te vamos a explicar algunos de los mejores consejos para dormir más y más profundo.

Si tú también quieres sentir mejoras en tu productividad diaria y aumentar tu capacidad para enfrentar los desafíos diarios, ¡sigue leyendo!

Cómo dormir más y más profundo

La consistencia es clave para un sueño reparador. Por ello, es esencial que intentes acostarte y despertarte a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana. Esto ayuda a regular el reloj biológico interno y a mejorar la calidad del sueño. Por contra, si mantienes una rutina inconstante o tus horarios laborales varían cada semana, te costará más disfrutar de un sueño reparador.

Por otra parte, debes asegurarte por generar un ambiente propicio para el descanso. Es decir, mantén la habitación oscura, tranquila y a una temperatura agradable. Invierte en cortinas opacas y, si te hace falta, compra tapones para los oídos o una máquina de ruido blanco que te permita ignorar las distracciones externas.

Por último, aunque seguro que ya lo sabes, ¡no cojas el móvil! La luz azul de las pantallas de dispositivos electrónicos puede interferir con la producción de melatonina, la hormona del sueño. Así que intenta apagar los dispositivos al menos una hora antes de acostarte. Al reducir el uso de la tecnología por la noche, se facilita la transición a un sueño más profundo.

Consejos para mejorar la calidad del sueño

Además de todo lo que te hemos mencionado anteriormente, debes tener en cuenta lo siguiente:

Elige un colchón adecuado

Un colchón que se adapte a tus preferencias personales y necesidades físicas puede marcar la diferencia en la calidad del sueño. Investiga sobre los diferentes tipos de colchones, como los de espuma viscoelástica, muelles ensacados o látex, y elige el que mejor se adapte a tus preferencias y necesidades. En general, los mejores colchones para dormir son los viscoelásticos de mayor grosor.

Mantén la temperatura de tu cuarto entre 18 y 20 grados

Tu dormitorio debe estar acondicionado para el sueño en todos sentidos. Por eso, además de evitar la entrada de ruido y luz, debes cuidar la temperatura; y, para dormir, lo ideal es que oscile entre los 18-20 grados Celsius. En este sentido, otro factor importante es utilizar sábanas y almohadas cómodas y de calidad, ya que mejoran la sensación de comodidad.

Utiliza luces tenues en tu habitación

Ya hemos comentado que la melatonina, conocida como la hormona del sueño, se ve afectada por la exposición a la luz. Por eso, debes usar cortinas oscuras o antifaces para bloquear la luz externa, pero, si quieres incrementar tus esfuerzos, cambia las luces de tu habitación por otras más tenues y cálidas. Entrar en un ambiente de estas características antes de acostarte le señalará a tu cuerpo que es hora de dormir.

No cenes demasiado

Evita las comidas copiosas antes de dormir y opta por cenas ligeras, que no te hagan sentir demasiado pesada o pesado. Asimismo, evita la cafeína y el alcohol, ya que pueden interferir con el sueño. Otra cosa que puedes hacer es elegir alimentos ricos en triptófano, como plátanos y nueces, dado que pueden promover la producción de melatonina.

mujer joven en la cama durmiendo

Suplementos para mejorar la calidad del sueño

Si después de seguir los consejos anteriores sigues sin descansar como toca, ¡no te preocupes! Por suerte, existen muchos suplementos que pueden ayudarnos a conciliar el sueño y mejorar nuestro descanso. Estos son los principales:

  • Melatonina: La melatonina es una opción popular y efectiva para mejorar el sueño. Este suplemento puede ser especialmente útil para quienes tienen dificultades para conciliar el sueño. Sin embargo, es recomendable hablar con un profesional de la salud antes de comenzar a tomarlo, ya que la dosis y el momento adecuado pueden variar según las necesidades individuales.
  • Magnesio: Este mineral desempeña un papel crucial en la relajación muscular y puede ayudar a reducir el estrés. Además, la suplementación con magnesio antes de acostarse ha demostrado mejorar la calidad del sueño en algunos casos.
  • Lavanda: La aromaterapia con aceite de lavanda se ha asociado con efectos relajantes y puede ayudar a conciliar el sueño. Puedes utilizar aceites esenciales de lavanda en difusores o en tu almohada para disfrutar de sus beneficios.

Como ves, la calidad del sueño no solo se trata de la cantidad de horas que pasamos en la cama, sino también de la profundidad y la restauración que experimentamos durante ese tiempo. Por eso, adoptar hábitos saludables y crear un ambiente propicio para el sueño resulta esencial. La próxima vez que te vayas a la cama, ¡no olvides lo aprendido en este artículo! Y recuerda que, al priorizar el descanso, estamos invirtiendo en nuestra salud y bienestar a largo plazo. ¡Cuídate más y descansa mejor!

También puede gustarte...